Alarmas de seguridad: las cinco claves para elegir la mejor

Proteger nuestro hogar o nuestro negocio con alarmas de seguridad es una necesidad cada vez mayor. Recientemente, aparecía esta noticia en la prensa local: un ladrón había sido detenido en pleno robo a un hogar en el Rincón de la Victoria. Pero antes de ello se había advertido tanto a la policía como a la guardia civil de una oleada de asaltos a domicilios. En Ingéniate la seguridad de particulares y pequeños negocios nos preocupa en particular, y llevábamos semanas oyendo hablar de dicha banda (de la que, por cierto, otro miembro logró huir).

No queremos generar pánico, pero parece evidente, con casos como este, que instalar alarmas de seguridad es imprescindible. «Yo no tengo nada de valor», habrás oído decir más de una vez, «por lo que no necesito instalar alarmas de seguridad en casa». Primer error. Puede que no sustraigan nada de valor llegado el caso, pero hay dos cuestiones a tener en cuenta: la tranquilidad de estar seguro en casa y evitar sustos y los destrozos derivados de un robo. Porque, aun no llevándose nada, los ladrones entran y arrasan con lo que ven.

Veamos un ejemplo de lo que puede pasar cuando no se instalan alarmas de seguridad en el trabajo y en el hogar.

En el trabajo

Os voy a contar un caso típico. Seguro que habéis oído más de uno bien parecido. Un emprendedor decide abrir su negocio. Imaginemos que ese negocio es una gestoría. Con esfuerzo y paciencia, obtiene una notable cartera de clientes y su empresa comienza a ir bien. Sin embargo, no ve necesario invertir en alarmas de seguridad: ¿qué se va a querer llevar un ladrón de un despacho en el que, claramente, no hay efectivo ni objetos de valor salvo un puñado de ordenadores no muy valiosos? Y, sin embargo, entran. Y roban. Se han llevado, en efecto, esos ordenadores que apenas valdrán nada en el mercado negro. Hay ladrones que trapichean con esos objetos. No valen nada para ellos pero lo son todo para el empresario. Sin la información acumulada en dichos ordenadores, su negocio no puede funcionar. Intenta recuperar datos de aquí y de allá pero lo ha perdido todo. Para él, lo que había en esos discos duros era su verdadero capital. Después de unos meses intentando reflotar el negocio, termina cerrándolo.

¿Qué conclusión extraemos? Primero, que sea cual sea nuestro negocio, instalar alarmas de seguridad es imprescindible. Porque puede que los ladrones no saquen mucho dinero del delito cometido, pero puede suponer la ruina para quien lo sufre. Por muy poco dinero (lo veremos más adelante) podemos tener un sistema de seguridad con el que asegurar nuestro negocio. Y eso vale mucho más que lo que cuestan las alarmas.

En el hogar

Como decíamos al principio, todos hemos escuchado aquello de «no pongo alarmas de seguridad en casa porque no hay nada que llevarse». Puede que sea así: que no tengamos objetos de valor, ni joyas, ni grandes obras de arte que alguien desee sustraernos. Pero tenemos algo de valor incalculable: nuestra familia y la tranquilidad de los nuestros. ¿Qué precio le ponemos a eso? De nuevo, y volviendo a la noticia de los robos con la que abríamos este post, evitar un susto vale mucho más de lo que nos puede costar un sistema de alarmas.

Ahora bien, si decidimos instalar un sistema de alarmas de seguridad, tanto en casa como en nuestro negocio, ¿qué debemos tener en cuenta? Vamos a resumirlo en cinco puntos.

Punto uno: ten claro lo que quieres proteger

Los grados de seguridad de los sistemas de alarmas varían entre sí. Y es normal: no es lo mismo proteger una panadería que una joyería, por poner un ejemplo. Lo normal es que esta última se vea sometida a intentos de robo más a menudo, puesto que el botín por sustraer es mucho más suculento. Por lo tanto, lo primero que necesitamos es analizar concienzudamente qué grado de seguridad necesitamos. Un técnico del sector sabrá decirte a qué grado pertenece tu negocio o tu hogar para actuar en consecuencia.

Punto dos: conexión directa con la policía

Parece obvio, pero luego encuentras de todo. Antes de contratar, asegúrate de que la compañía que te proporciona tus alarmas de seguridad está inscrita en el registro de empresas de seguridad de la Dirección General de la Policía. Es importante, porque estas tienen que cumplir un severo protocolo de seguridad y puede darse el caso de que no lo cumplan (sobre todo si son empresas de ámbito local).

Punto tres: elegir el sistema adecuado

Hay, en esencia, dos tipos de sistemas de alarmas: cableados o por radiofrecuencia. Aunque a partir de un cierto grado de seguridad los expertos dicen que es mejor un sistema cableado, el de radiofrecuencia se revela como el ideal para el hogar o para un negocio que no revista unas necesidades extremas de seguridad. Eso sí, es esencial que el sistema de comunicación esté encriptado para que ofrezca la mayor seguridad posible al usuario. Si es así, podemos estar tranquilos; eso, sin contar con que una instalación sin cableado es mucho más rápida, sencilla de colocar y discreta.

Punto cuatro: exigir los certificados de homologación

Por desgracia, en los últimos tiempos hay algunas firmas con ofertas de captación tan agresivas que traen detrás algunos problemas. Por ejemplo, la instalación de equipos ya usados por otros clientes. Cuando realicemos por primera vez una instalación de un sistema de alarmas de seguridad, el técnico instalador debe entregarle los correspondientes certificados ISO y también la homologación de dicho sistema. Esta certifica que el equipo es el adecuado para el grado de seguridad que se pretende aplicar.

Punto cinco: sistema de mantenimiento

El servicio posventa debe figurar como prioridad absoluta a la hora de escoger nuestro sistema. Una vez instaladas las alarmas de seguridad, estas requieren un mantenimiento de primerísimo nivel. Por eso es por lo que estamos pagando todos los meses una cuota. Si dicho servicio no es óptimo; si se estropea algún elemento del sistema y un técnico no acude inmediatamente a reemplazarlo o arreglarlo; si hay demoras o déficit en la atención que se nos aseguró, entonces no hemos elegido bien nuestro sistema de seguridad.

Tyco alarmas e Ingéniate: el dúo de la tranquilidad

En Ingéniate nos encanta trabajar con los mejores, y por eso hemos firmado un acuerdo comercial con Tyco, una empresa de alarmas puntera a nivel nacional. Con Tyco podemos asegurarte el cumplimiento con creces de los cinco puntos anteriores. Tyco cuenta con sistemas perfectamente manejables por cualquier usuario, con sistemas de comunicación encriptados para que nadie salvo las personas autorizadas puedan tener acceso a él. Y lo que es mejor: se trata de sistemas que puedes manejar cómodamente desde tu móvil. Desde un euro al día, puedes mantener bajo control tu casa o tu negocio y evitar sustos innecesarios. Entre las opciones más avanzadas, puedes contratar incluso la visualización de cámaras en vivo, la grabación de vídeo bajo demanda que se almacena en la nube… ¡y controlar la temperatura a distancia! La tecnología de última generación con la que cuenta Tyco te la proporcionamos cuando la necesites. Pídenos presupuesto sin compromiso y te informaremos sobre el sistema que más se adapta a ti. Nunca te sentirás más protegido que con las alarmas de seguridad Tyco.